domingo, 11 de noviembre de 2012

Ni sé como se titula.



  • "Hay que ser infiel, pero nunca desleal." - Gabriel García Márquez.
  • "Ama hasta que te duela. Si te duele es buena señal." - Madre Teresa De Calcuta.
  • "La señal de que no amamos a alguien es que no le damos todo lo mejor que hay en nosotros."- Paul Claudel.

Crecí en una casa de padres ocupados y siempre atareados por el trabajo, una parte de mi vida en la ciudad de las colas, Caracas, y el resto en la tierra del sol, Carabobo. Así que apenas salia de vacaciones me enviaban con los abuelos a quienes llamo papá y mamá, el primero fue profesor de biología y la segunda maestra de primaria en sus años mozo-laborales. 

No sé si decir "lo malo" así que diré lo difícil de crecer en una casa de profesores eran los medios de distracción disponibles, juguetes varios y unos cuantos minutos, controlados claro está de tv al día ya que era considerada por mis padres poco útil para mi educación. En una semi luchar con mi dislexia debía practicar lectura todos los días, ciertamente no había periquete que no me hicieran leer. 

Como es de suponer en una casa de educadores, los libros nunca faltan y con el tiempo ellos y yo nos comenzamos hacer buenos amigos. Dejar a una niña sin supervisor en la biblioteca familiar es como olvidar bloquear el canal para adultos en la tv de un niño. A los 11 ya había leído dos del sr. Gabriel García Márquez, releído con mucho gusto "Humor y Amor" y seguía  sin saber correr bici, aunque esto no representa crimen alguno. Hoy me agradecería mucho si me hubiese obligado hacer las paces con la bici que tanto me hizo caer y marcar una distancia prudencial de las paginas.

En momentos de digamos "crisis emocional" a mi mente vienen frases, oraciones, párrafos entre otros, de autores que ni recuerdo cuando leí. Ahora me encuentro volviendo a practicas antiguas escribiendo en mi olvidado blog. 

Nunca entendí eso de ser infiel más no desleal, hoy si que lo entiendo. Si el hecho de que duela es buena señal, entonces sería correcto afirmar estamos bañados de buenas señales. Esas preguntas que reclaman sinceridad no tardan en venir; ¿da lo mejor de si? haciendo un viaje al pasado y analizando conductas anteriores... La respuesta es tan clara como el agua.Y por último, desprevenida en la comodidad de mi cuarto me golpea Molière, ese mismo que dijo: "la debilidad humana es; tener curiosidad por conocer  lo que no querríamos saber" en su obra Anfitrión. Que sabia y cierta la afirmación del francés, aprovechare su bofetada, que me dejo una enseñanza agridulce para cerrar esto que aún no sé como titular, "Si esta es vuestra forma de amar, os ruego que me odiéis." 


"En un beso, sabrás todo lo que he callado." Pablo Neruda.

3 comentarios:

  1. Agridulce o no volviste y eso es bueno.

    ResponderEliminar
  2. Siempre ocurrente. Tiempo sin leer algo tuyo, espero hacerlo más amenudo

    ResponderEliminar